La frase martiana “Cuando un pueblo emigra sus gobernantes sobran” el Héroe Nacional cubano nunca pudo imaginarse que sería aplicable a un gobierno de la república de Cuba, la que él más que nadie contribuyó a fundar.

Pero así es. La casta de vividores que usurpa el poder no solo es responsable de que los cubanos emigren, sino que ellos mismos promueven la emigración para obtener tres beneficios: 1) reducir la cantidad de ciudadanos descontentos que podrían realizar protestas a la vez que se libra de opositores y periodistas independientes; 2) obtener miles de millones de dólares de esa emigración, vía remesas, viajes de cubanos a la isla, recarga de teléfonos móviles y muchos otros servicios; y 3) que lleguen al país paquetes y emigrados cubanos de visita con medicinas y mercancías que alivian la aguda escasez de todo.

Actualmente está en pleno auge una de las mayores oleadas de emigración masiva de cubanos. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) informó que solo en los últimos tres meses, entre noviembre de 2021 y febrero de 2022, llegaron a la frontera sur de EEUU unos 40,000 cubanos. La inmensa mayoría utilizó la vía pactada entre Raúl Castro y Daniel Ortega de utilizar a Nicaragua como trampolín para luego ir por tierra hasta EEUU.

Un Mariel silencioso” organizado por Raúl Castro y Daniel Ortega

“Es una especie de Mariel silencioso. Los números y los testimonios que llegan de la cantidad de gente que se está lanzando a través de Nicaragua”, dijo a BBC Mundo Jorge Duany, experto en tema migratorios de la Universidad Internacional de Florida. También el gobierno izquierdista de Perú acaba de informar que los cubanos podrán usar a Perú como escala hacia terceros países sin necesidad de visa.

En tanto, el Banco Central aumentó de 2,000 a 5,000 pesos ($208 dólares) el límite para la exportación e importación libre de pesos cubanos. Igual cantidad se puede sacar del país en divisas. Y el gobierno acaba de autorizar la importación por los residentes en la isla de motores para embarcaciones.

O sea, el régimen está moviendo fichas para que más cubanos se vayan del país. Siempre lo ha hecho cuando se agravan el hambre y la escasez a causa de crisis económicas derivadas del absurdo modelo económico estalinista. Y a esto ahora se suma el factor del susto político y existencial que pasó la mafia gobernante el 11 de Julio pasado.

La emigración de cubanos tiene causas políticas, no económicas

Claro, la propaganda castrista ha logrado que la mayoría de quienes han emigrado en los últimos 42 años afirmen, y lo crean, que se han ido o se van ahora por razones económicas. Falso. Serían motivos económicos si Cuba fuese un país con economía de mercado en el que personas emigran por falta de oportunidades. En la isla también hay falta de oportunidades, pero a causa del comunismo, que no es lo mismo. El régimen suprimió las libertades económicas. Una mafia criminal es la dueña de todo e impide que la gente progrese. Prohíbe que las fuerzas productivas creen riquezas, que los cubanos inviertan capital en su propio país.

Según la Ley Helms-Burton los negocios privados en Cuba podrían comerciar y obtener financiamiento en EEUU para producir de todo en la isla y dar empleo a millones de cubanos, pero la dictadura lo prohíbe.

Antes del comunismo Cuba era un país de inmigrantes

La prueba de que la dictadura comunista es la que compulsa a emigrar es que Cuba antes de los Castro era un país de inmigrantes, no de emigrantes. Atraía inmigrantes de Europa, Medio Oriente, Asia, el Caribe e incluso de Estados Unidos.

Según datos oficiales solo entre 1902 y 1930 llegaron a la isla 1.3 millones de inmigrantes: 774,123 españoles, 190,046 haitianos, 120,046 jamaicanos, 34,462 estadounidenses, 19,769 ingleses, 13,930 puertorriqueños, 12,926 chinos, 10,428 italianos, 10,305 sirios, 8,895 polacos, 6,632 turcos, 6,222 franceses, 4,850 rusos, 3,726 alemanes y 3,569 griegos. Luego llegaron también inmigrantes libaneses, judíos, palestinos, rumanos, húngaros, filipinos y mexicanos (sobre todo de Yucatán). Y en 1958 había en la embajada de Cuba en Italia 12,000 solicitudes de italianos para emigrar a la isla.

Hoy es al revés. El gobierno promueve el éxodo de cubanos para beneficiarse de ellos. Por ejemplo, la Aduana General de la República informó que en 2021 llegaron a las aduanas cubanas 6.5 millones de grandes bultos. Eso alivió la asombrosa escasez de todo en la isla. Y le quita presión a la caldera social-política.

Ahora la dictadura facilita que emigrantes lleguen a EEUU

Una expresión de la estrategia de incitar a emigrar y facilitar las vías para hacerlo es el repentino “interés humano” que de pronto tiene el gobierno por quienes desean irse para el “Norte”. Hace una semana el MINREX acusó a Washington de presionar a países de la región para que no ofrezcan visas de tránsito a los cubanos que quieren llegar a EEUU. Calificó de “cínicas”, “abusivas” y “desestabilizadoras” la política de EEUU con los migrantes cubanos. Hasta ahora era al revés, se acusaba a Washington de cometer un crimen con la Ley de Ajuste Cubano pues alentaba el robo de cerebro a Cuba, etc.

Conclusión: compulsar a emigrar es un crimen de lesa humanidad por cuanto priva a Cuba de gran parte de su capital más valioso, el humano. Pero este tema y las múltiples oportunidades que pueden tener los cubanos para progresar en su propio país debe ser abordado en otro artículo.